Científicos explican cómo un matrimonio fallido influye en la salud


-3

Las peleas frecuentes en la familia no solo les duelen emocionalmente a los cónyuges, sino también perjudican su salud. El estrés prolongado que sienten las parejas que viven en un matrimonio infeliz afecta negativamente incluso el peso, ya que las personas engordan mucho. Pero a los hombres les va mucho peor; las consecuencias negativas del matrimonio son mucho más trágicas para ellos que para las mujeres.

Te contaremos sobre cómo las relaciones infelices influyen en la salud. Y todo para que acudas a una ayuda oportuna y puedan conservar su familia.

Los beneficios del matrimonio para la salud son exagerados

La convicción de que el matrimonio fortalece la salud tiene raíces muy profundas, las primeras suposiciones sobre el beneficio del matrimonio fueron hechas en el siglo XIX. Sin embargo, los científicos piensan de diferente manera. En una investigación realizada en 2017, se destacó que un matrimonio feliz contrae un beneficio en aquellas parejas que han vivido juntos por más de 10 años en comparación con las personas solteras de la misma edad.

Loading...

Pero, en las parejas recién casadas, los efectos positivos de vivir juntos no aplican mucho en general. Por eso el beneficio para la salud no debe ser una causa para casarse. A veces la soledad resulta ser mejor elección que un matrimonio sin amor.

Alto riesgo de enfermarse

El estrés prolongado debilita la inmunidad, y las peleas constantes en la familia son uno de los factores que provocan una reducción en las capacidades protectoras del organismo. En las personas que viven relaciones tensas, aumenta el riesgo de enfermarse y esto depende directamente del ambiente psicológico en casa.

El estrés crónico bloquea las células-T, que luchan contra las infecciones y aumentan el nivel de la hormona del estrés: cortisol. Además, en las relaciones fracasadas, el nivel de infidelidad es alto, y por consiguiente, el peligro de contagiarse de una enfermedad de transmisión sexual aumenta.

Sin embargo, el divorcio no es una panacea del deterioro del sistema inmunológico, ya que es necesario cambiar la actitud hacia las peleas y los factores que provocan estrés. En este caso, en las relaciones han permanecido estancadas, se puede acudir a una consulta con el psicólogo familiar.

Loading...

Alta probabilidad de enfermedades cardíacas

Un matrimonio fracasado literalmente rompe el corazón. Las personas que viven en un ambiente de tensión constante corren el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Al mismo tiempo, la repercusión negativa en el corazón tiene un efecto acumulativo que, con el paso de la edad, va empeorando.

Un matrimonio muy infeliz influye en la mujer a partir de los 50 años. Según los investigadores, tal fenómeno se explica por la alta sensibilidad de las mujeres ante los momentos negativos de la vida conyugal.

Pero esta afirmación tiene otra cara que puede ayudar a los recién casados a conservar su salud por muchos años. El apoyo, comprensión mutua y amor ayudarán en la recuperación de enfermedades. Es otro motivo para conservar las relaciones amables y respetuosas en el matrimonio: así vivirás más tiempo.

Desarrollar diabetes tipo 2

En las parejas en las que un cónyuge sufre de diabetes tipo 2, hay un alto el riesgo de que la pareja desarrolle esta enfermedad. La probabilidad de enfermarse aumenta en un 26 por ciento. La razón probablemente consiste en los malos hábitos comunes que las personas comienzan a compartir cuando viven juntos. La obesidad y el amor a la comida grasosa y salada frecuentemente se convierte en una verdadera afición familiar.

Sin embargo, los cónyuges pueden compartir no solo los malos, sino también los buenos hábitos. El estilo de vida saludable, rechazar los productos que contengan gluten y agregar a la dieta alimentos con fibra insoluble pueden reducir el riesgo de enfermarse de diabetes tipo 2.

Las heridas no sanan tan bien

Las peleas largas en el matrimonio son un serio factor de estrés. La larga recuperación después de las lesiones y operaciones puede servir como una señal indicadora de que en tu matrimonio hay dificultades. Y todo debido a las proteínas antiinflamatorias; al tener estrés, estas proteínas se liberan en pocas cantidades, y las heridas simplemente no se curan.

Pero, para las parejas casadas, esta investigación abre perspectivas brillantes. Las buenas relaciones de familia ayudan a recuperarse. La supervivencia al tener enfermedades oncológicas es más alta. Es un incentivo adicional para mejorar las relaciones y llevarlas a un ritmo más relajado.

Loading...

Aparecen malos hábitos

El matrimonio fracasado realmente puede provocar el abuso del alcohol y el tabaquismo. Teniendo un largo estado de estrés a veces lleva a la gente a desarrollar una dependencia dañina y, en particular, el hábito de consumir comida chatarra. Frecuentemente, el mal ejemplo puede ser contagioso, y entonces el cónyuge comparte las aficiones dañinas con su pareja.

Sin embargo, la estadística es obstinada: las personas divorciadas y solteras están expuestas a tener malos hábitos de igual manera. No se puede decir que un matrimonio fracasado sea la razón principal del alcoholismo.

Puede provocar depresión

Mientras que las relaciones tranquilas y sostenibles influyen positivamente en la salud mental, los conflictos son capaces de llevar a una verdadera depresión. Tener un largo estado de peleas es capaz de provocar depresión exógena (causada por razones externas).

Consejo: no esperes a que las malas relaciones en tu matrimonio te lleven al psicoterapeuta. Trata de eliminar de inmediato las contradicciones después de su aparición. No permitas situaciones en las que la pelea se prolonga y comienza a perjudicar notablemente tu salud.

Aparece el problema de obesidad

Las personas que viven juntos engordan en promedio unos 2,5 kilógramos solamente en el primer año de matrimonio. Por supuesto, tal aumento de peso no llevará a una obesidad en caso de que el matrimonio no tenga desacuerdos y peleas.

Pero si la vida conyugal no es tan perfecta o los cónyuges no sienten pasión, entonces el riesgo de obtener una obesidad abdominal como efecto secundario de un matrimonio infeliz es muy alto, especialmente para las mujeres. El tipo de obesidad abdominal se caracteriza por la acumulación de grasa en la zona de vientre, falta de aliento y alta frecuencia cardíaca

Tienes menos amigos

Las personas que están en un matrimonio se hacen menos comunicativas y, en total, la cantidad de amigos y conocidos se reduce. Este efecto es especialmente fuerte en el primer matrimonio. Los psicólogos notaron que los recién casados prefieren las tardes tranquilas que las fiestas ruidosas. Incluso los contactos con los vecinos son más raras, y las relaciones a menudo se pierden.

Consejo: no pienses solamente en la pareja. Los amigos y una gama más amplia de relaciones simplemente son necesarias para la familia y apoyar el ambiente confortable psicológico en casa.

Los hombres sufren más por un matrimonio fracasado

Por lo general, los conflictos en la familia afectan negativamente tanto en los esposos como a las esposas. Sin embargo, los investigadores de la Universidad de Michigan descubrieron que los efectos negativos de los cónyuges se manifiestan más en los hombres. Esta posición posiblemente se explica por la “masculinidad” de los hombres, ya que les cuesta más trabajo llorar y hablar sobre sus sentimientos. Los representantes del “sexo fuerte” mantienen todas sus preocupaciones dentro de ellos, lo que, en total, lleva a la depresión y hábitos no saludables.

Las parejas llevan un estilo de vida sedentaria

Son muy frecuentes los casos en los que las personas que viven mucho tiempo en el matrimonio comienzan a tener un estilo de vida sedentario. La probabilidad de que uno de los cónyuges vaya al gimnasio o haga ejercicio de algún tipo es bastante baja. A pesar del mito muy común sobre los hombres, que están acostados incesantemente en el sillón, en realidad, las mujeres tienen más pereza.

Aparecen dolores en la espalda y cuello

Incluso los métodos para resolver los problemas familiares pueden influir negativamente en la salud. Si prefieres no expresar los descontentos y literalmente hierves por dentro, entonces la agresión que no salió puede convertirse en un dolor en el cuello o en la espalda. Tales dolores los lleva un carácter psicosomático, por eso, para evitar el daño a la salud, tienes que aprender a expresar correctamente tus sentimientos: sin insultar a tu pareja, pero, al mismo tiempo, tampoco te olvides de tus propios sentimientos.


Like it? Share with your friends!

-3